Perversiones

 

Piden un Ministerio de la Verdad para que castigue, supuestamente, las mentiras. El tema está de actualidad por las últimas noticias sobre Francia y el holocausto armenio. Me gustaría mucho que considerar delito su negación en ese país estuviera armado por el amor a la verdad histórica y no por las guerras comerciales contra Turquía o, indirectamente, contra el deseo alemán de incorporar Turquía a la Unión Europea, una gran mentira, suficiente para retirar el saludo a los germanos.

Recuerdo cuando los franceses, sus gobiernos para ser exactos, otorgaban a los terroristas españoles la condición de luchadores por la libertad del Pueblo Vasco, por ejemplo, cuando lo cierto es que los etarras -con gran habilidad- habían conseguido hacer llegar a los lugares adecuados que si no se metían con ellos y les dejaban utilizar aquel país de santuario no les montarían cirios en Euskadi Norte, para nosotros suroeste de Francia.

Asociar en una misma frase Estado y Verdad resulta calamitoso, cuando menos. Ni siquiera en la vida ordinaria son fáciles de distinguir pues verdad o mentira son estados mentales perceptivos diferentes, condicionados por las circunstancias.

En todo caso, soy contrario a estas medidas: mi sentido de la libertad queda profundamente tocado cuando veo que un Estado puede perseguir a alguien por cosas tan delicuescentes como verdad o mentira. Que no sirvan estas líneas como argumento para pensar, o colgarme el sambenito, de que apoyo los negacionismos, algo de lo que estoy muy lejos, sino que son fruto de mi rebelión a favor de la libertad, incluso la de los mentirosos. Aún más que la mentira me asquea una verdad por decreto.

*

Oiga, déjeme con mis rarezas, que yo no me meto con las suyas. ¿Por qué confunde usted a la gente equiparando sensibilidad y educación artística cuando no se trata de lo mismo? La educación artística, si realmente fuera posible sin degradar el objeto estudiado, es una cuestión formal, transmisible. La sensibilidad no, rotundamente no.

Críticos conozco -y gente que va de entendida- que llegan a saber muchas cosas de la biografía, de los detalles de la vida de un artista , pero tienen un ojo enfrente del otro y son incapaces de juzgar su obra por donde hay que hacerlo: por los ojos, ventanas del alma y puertas de la mente.

Sensibilidades hay muy pocas, como buenos oídos para la música. No hay más remedio, por tanto, que pervertir el objeto al que se supone amar. Sólo de ese modo queda restablecido un equilibrio que es tan falso como la mayor parte de lo que hoy se exhibe en galerías e instituciones. En este sentido, no hay nada tan embustero, perverso y al mismo tiempo democrático como el arte de este tiempo. Un arte que no nace de la sensibilidad de los artistas -si los hubiera- sino de la voluntad del gobernante.

*

Algunas cosas sólo pueden ser entendidas oteando. Cito al novelista Antonio Ortuño cuando dice, citando a su vez a Burton: la mezcla de provincia, rencor e insignificancia suele otorgar a quienes la padecen una autoestima notable.

 

0 pensamientos en “Perversiones

  1. Lo que parece un feo asunto es engañar a la gente como lo estás haciendo.Alfonso Naharro se le ha cumplido su voluntad una vez fallecido porque se lo notificó a mi padre.Usted está difamando a la familia Naharro,y si eras tan amigo de mi tio Alfonso te puedes imaginar lo que te diría.Pero yo como sobrino de Alfonso Naharro te puedo decir que lo que has escrito es presuntamente constitutivo de un delito de difamación (entre otras cosas).Por eso te exigo una rectificación,de lo contrario sus sobrinos nos reservamos el derecho de emprender acciones judiciales contra el intelectual que ha publicao esto.

  2. He leido este articulo antes de la autocensura y no veo nada constitutivo de delito. Solo es un comentario y un parecer de alguien amigo cercano o lejano que puede opinar lo que le venga en gana. A ver si es que ahora es delito una apreciacion de un sentimiento propio que uno tiene. Entonces cualquier cuadro que no se ajusta a la verdad porque el verde era más pálido y el sol no acariciaba el horizonte, es mentira.

  3. Víctor, no tengo el gusto de conocerle personalmente y, si alguna vez nos hemos cruzado por la calle, no le he identificado como sobrino de Alfonso.
    Sepa usted que yo no estoy engañando a nadie. Los hechos son simples y escuetos: sé que su tío y mi amigo era cristiano viejo y me ha parecido absurdo no hacerle el funeral propio de una persona creyente. Si usted, como familiar, me dice que sus últimas voluntades fueron otras yo no tengo nada que añadir y por tal motivo he retirado de éste blog los párrafos alusivos a dicho asunto.
    De ahí a decir que estoy tratando de engañar a la gente o difamar a la familia media un abismo.

    En cuanto a lo que afirma acerca de que lo escrito puede ser constitutivo de delito, tras consultarlo adecuadamente puedo decirle que yerra por completo. No crea que es el miedo a sus palabras lo que me ha hecho borrar mi comentario, ni mucho menos. Sentía mucho aprecio por Alfonso Naharro y no deseo enturbiar con polémicas unos días que deben estar dedicados a su memoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *